Todos deberían conocer esta maravilla de casa, que utiliza de la mejor manera el espacio disponible.

«Building of the Year», o edificio del año en español, es un premio internacional de arquitectura que se entrega anualmente a edificios reconocidos en el mundo. Hay distintas categorías, miles de candidatos y, además, algo así como 55 mil votantes imparciales. Los ganadores fueron revelados y una casa en particular dejó a todos bastante impresionados por sus orígenes.

Se trata del hogar de Delvina Borges Ramos, una empleada doméstica de 74 años, de Vila Matilde, en Sao Paulo, Brasil. Desde fuera se ve bastante normal, pero basta con poner un pie en su interior para descubrir que es «la casa ideal» (así es como la catalogaron).

Es moderna, amplia, cómoda y de buen gusto. No requirió demasiado dinero, y lo mejor de todo, se construyó en poco tiempo.

Delvina vivía ahí hace más de 25 años. Sin embargo, no fue hasta el 2013 cuando todo tuvo un giro radical. Una tormenta tiró el techo abajo, por lo que la mujer decidió hacer una remodelación con el dinero que tenía ahorrado. Y así, le pidió ayuda a su hijo, Marcelo Borges, para contratar al estudio de arquitectura Terra e Tuma.

Pidieron específicamente que se ajustaran a un presupuesto bajo. Y lo más importante, que se demoraran poco tiempo en terminar.

El equipo de arquitectos por su parte, decidió tirar la casa abajo y empezar desde cero. Y bueno, el resultado final fue digno de reconocimiento mundial.

Tiene patios interiores y una terraza con vista a la ciudad:

Un estilo moderno y minimalista:

Con enormes ventanales que la llenan de luz:

Cuenta con una zona de plantas para alegrar la vida:

¡Simplemente fascinante!

Y bueno, la iluminación por la noche también es digna de aplausos:

Sin duda esta mujer nos demuestra que no necesitas de un gran terreno para poseer una casa digna de admiración.

Fuente: Upsocl