No importa si tienes los recursos o no, sólo necesitas tener un gran corazón y el deseo de ayudar a los demás. Como este buen hombre que renuncia a comer para que los gatos sin hogar puedan alimentarse.

Esta es la historia de un hombre sin hogar que vive en Tailandia. Puede que él no sea rico, pero esto no le impedirá alimentar a un gatito. Él vende limones todos los días para poder juntar suficiente dinero y comprar comida para unos gatitos callejeros. Los alimenta antes que a el mismo.

Todo comenzó cuando una mujer joven, llamada Warunya Wattanasupachoke, vio a Loong vendiendo limones con un letrero que decía que las ganancias se usarían para pagar la comida de los gatos.

El letrero decía: «20 bahts (moneda tailandesa) por bolsa, las ganancias pagarán los gastos de comida de los gatos callejeros«.

Ella instantáneamente le compró una bolsa. Luego, supo que Loong recibió la fruta de un amable ciudadano para ayudarlo.

Loong Dum tiene una vida difícil. Cualquier persona en su situación estaría feliz de encontrar comida para sí mismo, pero ciertamente Loong tiene una visión diferente en donde prefiere alimentar a gatos de la calle.

El hombre ha estado cuidando a los gatos sin hogar locales desde que se encontró con uno. Loong siente que puede sobrevivir sin comida, pero ellos no. Los trata como una familia ahora y está muy feliz de alimentarlos.

Esto muestra que todo es posible si tienes la voluntad de hacer algo. Además, juzgar a alguien por su apariencia definitivamente no es lo correcto.

«No deberíamos juzgar a las personas basándonos en su apariencia. Loong Dum es un ejemplo. A pesar de no tener hogar y lucir desaliñado, tiene un gran corazón«.

El hombre amable se asegura de que todos los gatos callejeros se alimenten todos los días, a pesar de que eso significa que no tendrá suficiente comida para sí mismo.

«No me importa saltar mis comidas, pero los gatitos necesitan comer«.

Loong está feliz porque lo han ayudado

Después de que su historia fue publicada en Facebook, muchas personas tailandesas se ofrecieron a ayudar. Algunos le compraron limones y otros dejan comida para gatos y suministros todos los días para ayudarlo.

Esta es la emoción que demostró al recibir comida para sus amigos felinos:

Una página de Facebook llamada Lover Cat Lover Dum, fue creada para informar a las personas sobre el estado de Loong Dum y sus gatos.

Lover Cat Lover Dum publicó: «Tu apariencia externa no importa. Al final del día, tu valor define lo buena persona eres«.

Algunos buenos samaritanos decidieron ayudarlo y lo llevaron a cortarse el pelo, le dieron ropa nueva y otros suministros.

Luego de su transformación, Loong regresó a las calles para vender limones porque nunca olvida a los gatitos que dependen de él.

Este hombre maravilloso ha inspirado a los lugareños a mostrar amor, compasión y ayudar a los animales necesitados.

Fuente: Notasdemascotas