Como buena madre mantuvo a todos sus gatitos sanos y salvos a pesar del duro entorno y que a veces ella no tenía nada que comer.

Una gata sin hogar mantuvo a sus bebés a salvo y se aseguró de que siempre tuvieran comida, incluso cuando ella no tenía nada que comer. La madre cariñosa mantuvo a todos sus gatitos seguros a pesar del duro entorno y de la falta de alimento. Cuando CatRescue 901, un grupo de rescate en Terrey Hills, Nueva Gales del Sur, Australia, se enteró de su situación, se apresuraron a salvarlos.

A pesar de no haber sido cuidados en el vecindario donde se encontraron, y tener muy poco alimento, la gata utilizó todos los recursos que pudo reunir para mantener a sus bebés fuera de peligro y alimentarlos incluso cuando ella no tenía comida para sí misma.

Jenny Storaker, Co Director de CatRescue 901, dijo a Love Meow:

«La familia entera está demacrada, los bebés tienen alrededor de seis semanas, así que mamá debe haberlos alimentado solo una o dos veces al día y con comida de muy mala calidad. Cuando llegaron por primera vez, nuestra cuidadora seccionó una parte de su oficina para poner a esta familia«.

Al principio la madre mantuvo distancia de su cuidadora y sólo alimentaba a sus bebés cuando ella no estaba en la habitación.

Jenny dijo: «Ella perdió la confianza teniendo que vivir duro en las calles en una zona donde la gente no es agradable a los muchos gatos callejeros«.

Con el tiempo, un montón de buena comida, comodidad y amor, la gata finalmente se está acercando.

«Ella ahora esta consiguiendo más confianza y definitivamente es amistosa«, comentan.

Los gatitos estaban muy delgados cuando llegaron al centro de rescate. Pero con comida ilimitada, están ganando peso y fuerza. Y sigue siendo increíble cómo esta madre mantuvo vivos a todos sus gatitos a pesar de tener poco o ningún alimento viviendo en las calles. ¿Cuántos más habrá como ella?

«Están con uno de nuestros cuidadores más experimentados que es una enfermera y ha cuidado a muchos de nuestros gatitos terriblemente enfermos«.

La familia felina está muy bien y en su camino a una vida sana, feliz y llena de amor. El centro de rescate está trabajando sin descanso para ayudar a los animales necesitados en la región de Nueva Gales del Sur.

«Siempre estamos revisando nuestros recursos para asegurarnos de que somos capaces de cuidar a los gatos de manera adecuada, proporcionando alimentos de calidad y tantas visitas veterinarias como sean necesarias. Cada gato que damos en adopción es esterilizado, vacunado, se le pone microchip, y se trata contra pulgas y parásitos«.

La gata finalmente puede descansar cómodamente en su hogar de acogida y empezar a cuidarse a sí misma sabiendo que sus bebés están en buenas manos. Su amor incondicional y devoción mantuvo vivos a sus bebés, y ahora están prosperando y esperando que algún día ellos encuentren sus hogares permanentes.

No te olvides de darle Me Gusta a nuestra página para ver más

Fuente: Notasdemascotas